Blog Detail

Por los humos sabrás que avería podemos tener

05 Oct 14
david
No Comments

Quizá llevas tiempo observando cómo de la parte de atrás de tu coche sale una nube de color negra cada vez que aceleras, o bien es de color blanco, o con tintes azulados… No lo dejes pasar más y acude al taller explicando qué sucede y cómo sucede ya que puede tratarse de una gran avería que te dejará sin tu automóvil durante un tiempo, además de que el coste de la reparación será mucho más elevado debido al mayor número de piezas que haya que sustituir.

¿Recuerdas las películas en las que los indios americanos se comunican con señales de humo para informar de que llegan los ‘malos’? Cosa parecida hace tu turismo contigo. ¿Cómo? Con la densidad y color de los gases que salen por escape. Evidentemente te alerta de otra cosa diferente y que es muy importante para tu bolsillo: las averías que puede sufrir el motor. No pierdas detalle del informe que hemos preparado y si ves tu caso reflejado en los que a continuación enumeramos, acude al taller para que subsanen el desperfecto.

¿Qué ocurre si el color del humo es negro? Es algo que ocurre en los motores turbodiésel y que ocurre en los acelerones fuertes (coloquialmente, a estos restos se les llama ‘tinta de calamar’, por su semejanza). Suele producirse porque en el cilindro se está quemando más carburante que el necesitado. ¿Causas? Obstrucción del filtro del aire del motor (hay otro filtro de aire, del habitáculo) o algún problema en los inyectores (sensores, el propio inyector…).

¿Y si es gris? Es difícil a simple vista porque tras este fallo existen múltiples causas: se puede estar quemando aceite, un defecto en la ventilación… Los expertos indican que es una de las averías más graves y costosas.

En el caso de que sea azul (los casos menos probables), significa que se está quemando mucho aceite, con el conveniente peligro de que el nivel de éste baje considerablemente y se llegue a gripar (el aceite lubrica y reduce las fricciones mecánicas, si no hay, las piezas metálicas rozan entre sí). ¿Dónde localizar el fallo? Normalmente en la cabeza de las válvulas o en los anillos del pistón (son unos resortes que sellan el cilindro y que evitan que tanto el combustible como el aceite se escapen de la cámara de combustión).

El último de los vías posibles es si sale una humareda blanca. En principio es probable que no haya ningún problema ya que ese humo blanco es fruto de la condensación de agua en el escape (por ejemplo, en noches muy frías). Aunque si la densidad es consistente nos alerta de que se quema líquido refrigerante, que se introduce en el motor a través de la junta de la culata o una griega en el propio bloque.

 

Fuente autoscout24.es