Blog Detail

El filtro antipartículas

05 Dic 14
david
No Comments

El filtro antipartículas FAP.

 

El filtro antipartículas (abreviado FAP) es un filtro integrado en el convertidor catalítico que atrapa las partículas de carbono generadas en la combustión cuando pasa el gas de escape. El FAP suprime así las emisiones de partículas y de humos protegiendo el medio ambiente.

Este componente lo suelen montar los motores diésel para cumplir con la normativa de consumos y emisiones, concretamente la norma Euro4. Con el filtro antipartículas se consigue capturar cerca del 99% de las partículas contaminantes en un filtro, y este, mediante calor y el agregado de un aditivo, se regenera destruyendo las partículas.

P_G_08867267_00108

 

 

 

Esta es la teoría, y como tal es muy bonita, pero en la vida real, nos encontramos con muchas averías por obstrucción, derivadas de un mal funcionamiento del sistema.

Para ser sinceros, el sistema funciona a la perfección, pero lleva un mantenimiento y un sistema de autolimpieza, que generalmente no llegamos a hacer que se produzca al conducir la mayoría de nuestros kilómetros por ciudad. Para que se lleve a cabo una regeneración y limpieza del filtro antipartículas, se deben de unir una serie de condiciones, velocidad superior a 90 km/h durante 15, 20 minutos, revoluciones entre 2500 y 3000 y una temperatura del motor de 90 º.

Muchas veces el vehículo es incapaz de hacer el solo la regeneración y va acumulando en su interior hollín, llegando a obstruirse por completo, por lo que es necesario hacer una limpieza a través de una regeneración forzada con la maquina de diagnosis.

 

Muy importante a la hora de mantener el mayor tiempo el filtro en optimas condiciones, es el cambiar el aceite del vehículo cumpliendo las especificaciones del fabricante, o sea poniendo un aceite que cumpla las normas de ceniza que vienen en el libro de mantenimiento, este aceite deberá cumplir la norma acea C2, acea C3m, etc.

 

79_0

i-Sint
5W-30 gasolina/diesel

Respeto al medioambiente Fuel economy

tecnología «top synthetic»

ACEA C3 (performance) ACEA A3/B4-04
VW 504 00 + 507 00 MB 229.51, BMW-LL-04 PORSCHE C30

aprobado por OEMs

i-Sint
FE 5W-30 gasolina/diesel

Fuel economy
Respeto al medioambiente

tecnología «top synthetic»

ACEA A5/B5-04, ACEA C2 API SM/CF, ILSAC GF-4 FIAT 9.55535 S1

i-Sint
MS 5W-30 gasolina/diesel

Respeto al medioambiente Fuel economy

tecnología «top synthetic»

ACEA A3/B4-04
ACEA C3, API SM/CF
VW 502 00 + 505 00, MB 229.51 BMW-LL-04
cumple los requisitos de GM DEXOS IITM

Ejemplos de etiquetado de aceite Eni

 

¿Que podemos hacer cuando el filtro se obstruye?.

 

De momento, los fabricantes no ofrecen nada para solucionar este problema recurrente. De hecho, las marcas no suelen considerarlo como un “problema del coche” ya que sólo le ocurre a una parte de los usuarios, ( normalmente a la gente que usa los vehículos para andar por ciudad) siendo una incidencia derivada del “uso incorrecto” de un vehículo con filtro de partículas instalado. Algo de lo que no se informa al comprador en el momento de la venta del coche.

Ocasionalmente lo que suelen hacer los servicios oficiales, y el resto de talleres es sustituir el aceite y el filtro y forzar la regeneración, o bien sacan el filtro antipartículas y lo limpian con algún tipo de producto que ya existe en el mercado. En algunas ocasiones hay que hacer una reprogramación electrónica de la centralita del motor (un flasheado del software) para que la nueva configuración de la regeneración del filtro se adapte mejor al mapa actual  de conducción del usuario.

Al margen de acudir al taller, la solución práctica recomendable es realizar ocasionalmente recorridos por carretera para permitir que el ciclo de limpieza se complete automáticamente como ya he comentado anteriormente.

 

Otra solución, aunque más drástica, y no por ello menos efectiva, es el suprimir el filtro de partículas, este procedimiento consiste en “vaciar” el filtro del convertidor catalítico y anular electrónicamente en la centralita la función de dicho catalizador, con lo que el vehículo no detecta la falta del mismo. Esta operación es un arma de doble filo, ya que logramos que el vehículo no tenga avería del filtro pero hacemos que este sea muy contaminante, ya que eliminamos el sistema de quemado de las partículas que expulsa al medio ambiente.